¿Por qué no debes comer una bolsa entera de maní?

El maní es uno de los frutos secos más deliciosos y populares en todo el mundo, es prácticamente imposible encontrar a alguien a quien no le agrade su sabor – con sal o sin ella – y por lo tanto es muy probable que al comenzar a comerlo no podamos parar y terminemos consumiendo toda la bolsa.

A pesar de ser un alimento saludable para nuestro organismo, todo en exceso es dañino; por ello, la porción recomendada de frutos secos al día es de 30 gramos.

Especialistas de todo el mundo han discutido sobre el tema y concluido que no es beneficioso consumir, por ejemplo, una bolsa entera de maní equivalente a 100 gramos. Según declaró la doctora Mar Mira al diario El País de España, esta cantidad representa un tercio de las calorías totales que requiere el cuerpo en un día y que se transforman en 50 gramos de grasa.

“Los cacahuetes nos animan a repetir por su sabor. Gustan prácticamente a todo el mundo y es difícil parar de comerlos una vez que hemos empezado”, agregó.

Efectos negativos

Uno de los principales problemas del maní es que su tamaño es muy reducido, y cuando vienen con sal contribuyen a retardar la sensación de plenitud, lo cual nos “obliga” a seguir comiendo.

Lo malo viene cuando analizamos que el maní tiene un alto valor energético, lo que significa que 100 gramos de maní contienen 567 calorías, mientras que unos tallarines cocidos solo tienen 130 calorías. Es decir, comer este fruto seco en exceso puede hacerte engordar al menos un kilo por semana.

También es importante respetar la porción recomendada debido a que los frutos secos contienen fitatos y taninos, los cuales dificultan la digestión y pueden provocar gases o hinchazón. Asimismo, la alta cantidad de fibra puede causar diarrea si se consume en exceso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *